Planeta 4 min
Trabajar juntos para poner fin a la contaminación causada por los residuos.
Encuentro con Philippe Montagné, director regional de proyectos para EMEA (Europa, África y Medio Oriente) de la AEPW.
Trabajar juntos para poner fin a la contaminación causada por los residuos.
Trabajar juntos para poner fin a la contaminación causada por los residuos.

«¡La cooperación es el mejor camino para encontrar la solución!»

La Alianza para Acabar con los Residuos Plásticos (AEPW) fue creada para desarrollar e implementar soluciones contra la contaminación causada por los residuos plásticos. Partiendo del principio de que ningún actor puede luchar solo, su lema es crear asociaciones con todas las partes interesadas.

¿Puede presentar en pocas palabras la Alianza para Terminar con los Desechos Plásticos?

La Alianza fue creada en 2019 con el objetivo principal de mejorar los sistemas de recolección y gestión de los residuos plásticos, especialmente en los países menos desarrollados.

Nuestro papel es seleccionar y luego implementar proyectos en todo el mundo, en colaboración con actores locales a quienes brindamos apoyo. Estos proyectos deben ser económicamente viables, llegar a ser autónomos y, si es posible, ser replicables. Nos gusta describirnos como un «do tank» (en contraposición a un «think tank») que impulsa iniciativas sobre el terreno para el tratamiento de los residuos plásticos. Quiero señalar que la recolección y clasificación de los residuos no es suficiente. En todos los países donde estamos presentes, estos residuos son luego reciclados mecánicamente para ser vendidos a agentes transformadores. El objetivo es cerrar el círculo a escala local, es decir, fomentar la economía circular.

 

¿Por qué eligieron la palabra «Alianza»?

Nos llamamos Alianza porque somos una coalición de 74 empresas involucradas en la cadena de valor de los plásticos. Entre ellas se encuentran los principales productores mundiales de polímeros, transformadores, especialistas en la gestión de residuos, así como algunas grandes marcas de productos de consumo. Si somos tantos, es porque creemos que cada uno posee una parte de la solución para mejorar la gestión de los residuos plásticos. Al unirnos, desarrollamos una forma de inteligencia colectiva, que se nutre de nuestras respectivas experiencias, para abordar un problema que el hombre ha creado. Pensar en conjunto a menudo permite que surjan nuevas soluciones e incluso que evolucionen las tecnologías.

 

Un clasificador de botellas PET en Abiyán, en un centro de recogida de Coliba África..

Participamos, por supuesto, en esta reflexión, pero sobre todo estamos aquí para brindar apoyo a los proyectos que surjan de ella. En última instancia, actuamos como una correa de transmisión entre todas las partes interesadas y, en particular, con las empresas locales de gestión de residuos, las autoridades y lo que llamamos el sector informal, es decir, los miles de recolectores (waste pickers) que recogen en las calles o en los vertederos todo lo que puede ser reciclado.

¿Cómo lanzan sus proyectos?

Nuestra forma de trabajar ha evolucionado desde la creación de la Alianza. Al principio, lanzábamos convocatorias de proyectos en un país objetivo. Nos llevaba mucho tiempo analizar el valor de las propuestas recibidas, muchas de las cuales no eran realistas. Hoy, basándonos en nuestra experiencia, buscamos proactivamente asociarnos primero con profesionales del tratamiento de residuos o recicladores locales, cuando existen, o bien lanzamos un estudio de viabilidad de proyectos a través de un actor local experimentado. Desde el inicio de la Alianza, hemos lanzado aproximadamente 75 proyectos en todo el mundo (ver los proyectos en fotos en la sección 3 del artículo).

Credit photo: lorem ipsum

Centro de recolección Coliba en Abiyán, en Costa de Marfil

¿Todos sus proyectos tienen la misma importancia?

Clasificamos nuestros proyectos en tres categorías:
- Los proyectos a corto plazo (llamados «early impact»), cuyo impacto será visible en menos de 18 meses y mediante los cuales deseamos probar una idea, un nuevo concepto o un nuevo socio. Los ponemos en marcha en unas pocas semanas e invertimos cantidades del orden de entre 200 000 € y 300 000 € en cada uno de ellos.

 

Recolectoras de residuos plásticos en las playas del Parque Nacional Bazaruto en Mozambique

- Las «soluciones modelo», cuya implementación puede llevar hasta 3 años, con inversiones que a menudo superan el millón de euros (en forma de préstamo o donación). Por ejemplo, la construcción de una planta de reciclaje de residuos plásticos flexibles en Ghana, o la construcción de una planta de tratamiento de residuos de PET en Kenia.

 

Interior de la fábrica de reciclaje de LDPE de la fundación ASASE en Accra, Ghana.

- Por último, los proyectos insignia, que llamamos «flagship» en nuestra jerga interna. Son considerablemente más ambiciosos en términos de escala, ya que pueden involucrar una megápolis o una provincia con varios millones de habitantes, y requieren la aprobación y el apoyo de las autoridades locales y gubernamentales. Se tarda más tiempo en implementarlos y conllevan riesgos financieros. Estos proyectos involucran varios países, como Indonesia, donde estamos estableciendo un sistema de recolección de todos los residuos y varios centros de clasificación manual en la provincia de Malang (de 2,5 millones de habitantes).

 

Unidad de lavado en la planta de reciclaje de Mr. Green Africa en Nairobi, Kenia.

Lo mismo en Vietnam, donde organizaremos el sistema de recolección y procesamiento de residuos en las ciudades de Hanói y Ho Chi Minh. O en Sudáfrica, donde intervenimos en Durban y Johannesburgo para recolectar y clasificar los residuos reciclables con nuestros socios locales y en estrecha colaboración con los servicios municipales de estas dos megápolis.

Según nuestros principios, cada categoría de proyectos (early impact, solución modelo o flagship) debe incluir un componente de concienciación de la población sobre la valorización de los residuos reciclables. Es por eso que nuestros socios intervienen casi siempre en las escuelas para sensibilizar a los niños sobre estos temas, quienes a su vez educan a sus padres. En muchos países, las escuelas se están convirtiendo en puntos de recogida de materiales reciclables.

¿Cómo financian sus acciones?

Cada miembro de la Alianza participa en la estrategia en su país y, obviamente, contribuye a su financiamiento, en función de su facturación. Hoy en día, contamos con un presupuesto que ronda los 80 millones de dólares al año para desarrollar y desplegar nuestros proyectos en todo el mundo. En 2023, nuestras acciones permitieron recolectar 79 000 toneladas de residuos, frente a las 30 000 en 2022 y «solo» 10 000 en 2021, y valorizar 86 000 toneladas. Esperamos alcanzar las 120 000 toneladas en 2024. Esto comienza a ser visible y demuestra que las soluciones existen.

Siempre habrá personas que critiquen lo que hacemos: nuestra ambición es demostrar que, con un poco de medios y organización, podemos resolver el problema de los residuos plásticos a través de la economía circular con un modelo de negocio ganador. El problema no son los plásticos, sino la gestión de su fin de vida.

 

Cifras de la AEPW de 2023

 

Si te ha gustado este artículo ¡te encantará el siguiente!