Planeta 4 min
Trabajar juntos para poner fin a la contaminación causada por los residuos.
Encuentro con Philippe Montagné, director regional de proyectos para EMEA (Europa, África y Medio Oriente) de la AEPW.
Trabajar juntos para poner fin a la contaminación causada por los residuos.
Trabajar juntos para poner fin a la contaminación causada por los residuos.

La AEPW en el terreno

La Alianza para Acabar con los Residuos Plásticos (AEPW) fue creada para desarrollar e implementar soluciones contra la contaminación causada por los residuos plásticos. Partiendo del principio de que ningún actor puede luchar solo, su lema es crear asociaciones con todas las partes interesadas.
Acercamiento a Sudáfrica, país representativo de las acciones de la AEPW, y a algunas de las soluciones testadas por la Alianza en los países más ricos.

¿qué hace que su acción realizada en Sudáfrica sea tan emblemática?

Me alegra hablar sobre este proyecto porque consideramos que lo que hemos logrado establecer en este país en 3 años se ha convertido en un ejemplo que esperamos replicar en otros países. Para entenderlo, primero es necesario saber que Sudáfrica, aunque ha alcanzado un buen nivel de madurez, tiene una población aún muy fragmentada, a pesar de haber pasado 20 años desde el fin del apartheid...

 

Centro de clasificación (Power Rush) en Durban, Sudáfrica.

Todavía hay una gran parte de la población que vive, en el peor de los casos, en barrios de chabolas o, en el mejor, en guetos, áreas donde las construcciones son sólidas, pero donde el nivel de saneamiento público apenas es aceptable. Estos barrios están organizados y cuentan con algunos servicios públicos, como escuelas… ¡esto es importante! Pero muchas veces, la recolección de basura funciona de manera deficiente (una recolección por semana y sin separación selectiva).

Sudáfrica es un país que está comenzando a implementar una gestión de residuos como tal. Actualmente está a la vanguardia de los países africanos en términos de tasa de reciclaje. Por ejemplo, tiene un sistema de REP (Responsabilidad Extendida del Productor). Desde hace mucho tiempo, al igual que en otros países considerados en desarrollo, se ha organizado un verdadero comercio de residuos de manera informal. Se trata de una cadena que incluye recolectores (recicladores informales) que recogen residuos como envases de plástico, metal o incluso vidrio, y los venden a agregadores, quienes a su vez los venden a recicladores. En la mayoría de los casos, estos residuos son lavados, triturados en gránulos y devueltos al mercado para ser transformados en nuevos objetos de plástico. Estos recolectores de residuos informales forman parte de una población vulnerable, a menudo explotada, mayoritariamente femenina, y se cuentan por cientos de miles en todo el mundo. Algunos países, como Sudáfrica, están trabajando para integrar a esta población invisible en sus equipos de gestión de residuos municipales. La Alianza, a través de sus proyectos, se ha convertido en un catalizador de la integración del sector informal.

Concretamente, ¿qué acciones han llevado a cabo en este país?

Sudáfrica es uno de los países en los que llevamos a cabo los tres tipos de proyectos mencionados anteriormente.

Estos proyectos abarcan las tres principales ciudades del país. Algunos de ellos son proyectos muy ambiciosos, como el que estamos implementando en varios guetos de Durban, donde hemos logrado organizar, junto con la South African Healthcare Foundation (SAHF), una ONG local, un sistema de recolección y clasificación de residuos reciclables utilizando una decena de instalaciones cedidas por el ayuntamiento.

 

 

Centro de clasificación (Big Start) en Durban, Sudáfrica.

Instalaciones que hemos renovado y equipado. Este programa, que se extiende por un período de 4 años, tiene como objetivo recolectar y clasificar más de 20 000 toneladas de residuos plásticos por año. Un año y medio después de su lanzamiento, ya hemos alcanzado las 15 000 toneladas anuales, lo que lo convierte en el proyecto líder de la Alianza en términos de tonelaje.

Para fomentar la recolección, también estamos implementando centros de compra de materiales reciclables (llamados «Buy Back Centers») en diferentes puntos del territorio. El impacto social es enorme: actualmente cuenta con varios miles de recolectores asociados. Se han establecido programas educativos paralelos en más de 50 escuelas. Estos programas tienen como objetivo enseñar a identificar y clasificar los desechos plásticos, y fomentar que los estudiantes los recolecten en sus hogares. Y funciona: se llevan a las escuelas más de 80 toneladas de residuos plásticos cada mes. El éxito del proyecto es tal que la ciudad de Durban nos ha pedido que lo expandamos a toda la ciudad.

 

Alumnos de primaria explican la separación selectiva de residuos en casa. Durban, Sudáfrica

En Johannesburgo, desde 2018, los recolectores informales («informal waste pickers») se han organizado y han creado una especie de sindicato profesional llamado ARO (Organización de Recolectores Africanos). La Alianza ha ayudado a esta organización a ganar credibilidad ante el ayuntamiento financiando su almacén principal. Los trabajadores acuden a clasificar los materiales reciclables que han sido recolectados durante la noche en los barrios residenciales de Johannesburgo. No solo se trata de plásticos, sino que también se clasifican vidrio, metales y cartón, todo lo que tiene un valor comercial. Luego se venden a recicladores. Además de mejorar las herramientas de trabajo de ARO, la acción de la Alianza permite integrar a esta fuerza laboral invisible en la sociedad civil sudafricana. Los recolectores reciben un número de seguridad social, un carné de identidad y un salario mínimo. También cabe destacar que ahora contamos con el respaldo del Ministerio de Medio Ambiente y del Ayuntamiento de Johannesburgo, que reconocen plenamente la profesionalidad de ARO. Esta organización está en camino de convertirse en la principal estructura para la recolección de materiales reciclables domésticos. Es por eso que estamos estableciendo una colaboración a largo plazo con esta entidad mediante la implementación de un proyecto más amplio que tiene como objetivo recuperar el 30 % de los residuos reciclables de Johannesburgo, con el apoyo de 6 000 recolectores que ahora trabajan en condiciones considerablemente más aceptables.

 

Taller de clasificación de ARO en Johannesburgo, Sudáfrica

Para finalizar, debo hablar de Ciudad del Cabo y más específicamente de CRDC, una empresa local que ha desarrollado experiencia en la transformación de residuos de envases no reciclables, como películas multicapa (por ejemplo, las bolsas de patatas fritas), en aditivos para el hormigón. Modificar la formulación del hormigón reemplazando un pequeño porcentaje de arena por este aditivo hace que el hormigón sea más ligero. Las aplicaciones previstas van desde bloques de construcción hasta baldosas de acera, por ejemplo.

Es interesante señalar que esta tecnología se inició en Costa Rica y luego se extendió a los Estados Unidos, Australia y ahora a Sudáfrica. Esto demuestra que el reciclaje de residuos plásticos puede ser un motor de innovación y una fuente de ahorro de materias primas como la arena

 

Publicidad de Resin8, fabricado a partir de residuos plásticos no reciclables.

En última instancia, ¿tienen también un papel social?

Sí, y esta es también una misión indirecta de la Alianza. De hecho, cuando abordamos el problema de los residuos en los países en desarrollo, incidimos también a nivel humanitario y de las clases más desfavorecidas de la sociedad. El ejemplo de Sudáfrica es un caso emblemático que deseamos replicar. Gracias a la acción de nuestros socios en el terreno, los recolectores informales y los trabajos de recolección y clasificación están siendo poco a poco reconocidos y recompensados: se les otorga un carné de identidad, atención médica primaria e incluso un salario mínimo... Esto significa que cientos de personas están saliendo de la pobreza oculta. En Ghana o en Costa de Marfil, el trabajo de recolección de residuos a menudo lo desempeñan las mujeres, lo que les ayuda a encontrar un lugar en una sociedad muy patriarcal. También trabajamos mucho con las escuelas primarias o secundarias, donde, junto con los maestros, educamos a los niños sobre la importancia de la gestión de residuos. Se han instalado contenedores de recolección en los caminos hacia la escuela y cada mañana, los jóvenes estudiantes depositan los residuos reciclables del hogar. Y está funcionando porque ahora son los más jóvenes quienes transmiten opiniones a sus familias.

Afirman que intervienen en todo el mundo... ¿Sus acciones también involucran a los países más ricos?

Sí, pero estamos principalmente presentes en los países en desarrollo, que representan el 80 % de nuestro presupuesto. Los países económicamente poderosos (Europa, América del Norte, Japón, Corea del Sur...) ya han establecido organizaciones eficaces.

 

HolyGrail: código de marca de agua no visible.

En estos países, nos centramos en las tecnologías emergentes y tratamos de validar soluciones que aún no existen. Una de las más recientes se llama HolyGrail 2.0. Consiste en imprimir una multitud de códigos imperceptibles en forma de marcas de agua digitales del tamaño de un sello postal en toda la superficie de un envase.

El objetivo es que una vez que el envase entre en una instalación de clasificación de residuos, la marca de agua digital pueda ser detectada y descodificada por cámaras de alta resolución en la línea de clasificación. Según la información (envase alimentario o no alimentario, tipo de polímero...), la cámara puede dirigir con precisión los envases hacia los flujos correspondientes. Se espera que la tasa de reciclabilidad de los envases aumente considerablemente, especialmente en Europa, donde las directrices establecen que, para 2030, el 100 % de los envases de plástico deben ser reutilizables, fácilmente reciclables o compostables. En la actualidad, aún estamos en la fase de pruebas y, hasta el momento, estas parecen ser bastante concluyentes. Pepsi y P&G, dos grandes marcas que forman parte de la Alianza, se han unido a nosotros en este proyecto y su implicación es genuina.

También me gustaría mencionar un estudio de viabilidad en curso que estamos llevando a cabo con la consultora Roland Berger. Se centra en los residuos plásticos flexibles (bolsas de plástico) y su reciclabilidad a gran escala (una unidad de 50 000 toneladas al año) en bolsas de plástico para alimentos. La solución tecnológica existe. ¿Es económicamente viable? Esa es la cuestión clave de nuestro estudio.

Mencionemos un último ejemplo, el de Bélgica, donde estamos colaborando con la empresa emergente Rematics. Esta empresa está utilizando la inteligencia artificial para mejorar la recolección de residuos, equipando los camiones de basura con sensores inteligentes capaces de reconocer la naturaleza de los productos recolectados en cuestión de segundos. De esta manera, si un consumidor ha clasificado incorrectamente, puede ser advertido de inmediato por correo electrónico o mensaje de texto para que realice una clasificación selectiva correcta en el futuro.

 

Sistema inteligente de reconocimiento de residuos REMATICS.

Todas estas iniciativas todavía están en fase de pruebas más o menos avanzadas, pero muestran que la toma de conciencia está creciendo a escala mundial y que incluso los países considerados ricos aún tienen un margen significativo para mejorar.

 

Si te ha gustado este artículo ¡te encantará el siguiente!